Una niña de 5 años estrella el coche de su madre y llama al 911 para pedir ayuda

Quiero que conste en acta que mi intención era seguir con los vídeos estúpidos hoy. Tenía preparado uno de un hombre que corta un parquímetro con una motosierra delante de la agente policía que le estaba multando. No obstante, desde que conocí la historia de Ameleah Kegley supe que mis planes se iban al traste.

Ameleah Kegley es una niña de 5 años residente en Mansfield, Ohio. El otro día, el autobús escolar la dejó en la puerta de su casa y la pequeña se extrañó de que su madre no estuviera esperándola. No obstante, entró con tranquilidad a casa y esperó. Esperó. Esperó… así tres horas, hasta que decidió que era el momento de coger las riendas de la situación, cogió las llaves del coche de su madre y se montó para ir a buscarla (¿a dónde? Solo ella lo sabe). Metió la llave, encendió la calefacción y las luces y arrancó. Bueno, no arrancó del todo, de modo que el coche se fue hacia atrás y se estrelló en el jardín del vecino sin herir a nadie.

Hasta aquí podría haber sido una historia curiosa, un nuevo momento de niños conductores, pero hay más. Ameleah entró a casa y, consciente de la que había formado, llamó al 911, donde una joven de 20 años que responde al nombre de Evelyn Saunders cogió la llamada, según publica la prensa estadounidense.

Nuestra niñita le contó que el coche de su madre había tenido un accidente y que necesitaba que fuera la policía porque no sabía dónde estaba mamá. “Estoy viendo la televisión, no sé quién sacó el coche”, dijo nuestra mentirosa profesional (para que luego digan que los niños siempre dicen la verdad… ahora solo podemos creer lo que nos digan los borrachos).

Para entonces Evelyn, como buena madre que es, ya intuía lo que había pasado. Aún así, mantuvo a la cría al teléfono para confirmarlo. En el rato que estuvieron hablando la pobre pidió que volvieran a poner el coche en su sitio porque su mamá le iba a echar la bronca, que todo estaba oscuro y que la echaba de menos (¡pobre!).

Entonces llegó un policía que la encontró de pie en la puerta hablando por teléfono y que le preguntó por su madre. Ameleah le contó que había llegado del colegio, pero nadie la esperaba, de modo que se puso a jugar con sus dos gatos, pero ya tenía hambre.

Era difícil que su madre la recogiera porque estaba ingresada en el hospital por una enfermedad que no ha sido revelada. Según cuentan, la madre (Christina Hunter, de 31 años) pidió al padre (Aaron Kegley, 26) que recogiera a la pequeña, pero Aaron no recibió el mensaje. Aún no han averiguado si el padre hizo caso omiso o si la madre jamás llamó.

PD: Lo mejor de todo es que cada vez que Evelyn le preguntaba a la pequeña que cómo había llegado el coche hasta allí ella respondía “no lo sé”… Al final confesó, la pobre.

Artículo originalmente extraído del blog del Becario de 20minutos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: