El perro arruinó la sorpresa en el último momento

Como algunos creéis que este blog es una sucesión de noticias estúpidas y sin sentido, hoy vengo a demostraros que no. Este blog es una sucesión de estupideces sin sentido, pero no necesariamente noticias. Por eso me veo obligado a reflexionar con vosotros sobre las peticiones de mano y las sorpresas que se van al traste.

¿Imagináis que al chico que le pidió matrimonio a su novia con un tráiler de cine se le hubiera quemado la película? ¿Qué haríais si un avión escribe el nombre equivocado en el aire? ¿Dónde te meterías si delante de toda una cancha de baloncesto tu novia te dice que no se va a casar contigo? ¿A quién recurres si se te cae el anillo de pedida desde lo alto de la Torre Eiffel?

Bueno, pues será que soy un paranoico o que tengo mucho mundo (no os engaño porque hay confianza: soy un paranoico), pero estas cosas pasan. El último caso que he visto, más gracioso que dramático, me lo envió Roberto a través de la comunidad becaria en Facebook. Espero que no lo hayáis visto, si es así, me disculpo.

Tenemos a un muchacho, Chris Nicholson, que va a pedir la mano de su amada, Amanda, (digo yo que será amada, si no es estúpido que se haya casado con ella) en pleno bosque, después de colocar una camarita para grabar el momento irrepetible. El problema es que había pensado en todo salvo en su perro, un animal curiosete que intentó meter el hocico hasta donde le dejaron. Y claro, como no le dejaban, el muchacho se las ingenió para… bueno, no lo cuento, os lo enseño:

Habréis visto que el vídeo dura poco más de veinte segundos, pero tiene su gracia, ¿no? El perro se acerca a la cámara y la tumba, estropeando el idílico momento  que con tanto trabajo había creado el joven enamorado. No sé qué os parece, pero ya lleva más de 70.000 visitas en YouTube (sin contar con el vídeo original, que fue suprimido) y es todo un éxito en la prensa de medio mundo.

Ahora bien, sé lo que estáis pensando: “Lleva cinco párrafos hablando de un vídeo que dura veinte segundos en el que vemos un perro dándole con el hocico a una cámara. No puede ser verdad. He desperdiciado los últimos cinco minutos de mi vida” (por favor, decidme que no lleváis más de cinco minutos leyendo esto), pero tengo un consuelo para vosotros… yo he tenido que buscarlo, pensar los cinco párrafos y escribirlos… ¡¡mi caso es mucho más triste!! Además, al contrario de lo que cree Fry, de Futurama, algo que se lee en cinco minutos no se escribe cinco minutos.

PD: Y así cada día, chicos. Lo mío no tiene arreglo.

Artículo extraído del blog del becario en 20minutos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: