Me aburre ver ganar a Sebastien Loeb

Esa frase la publiqué hace unas semanas en mi Twitter, y se despertaron toda clase de comentarios, incluso mantuve una conversación con Mauricio Gallardo (periodista de Fox Sports) sobre este hecho. Y en verdad, me aburre ver el WRC a veces, de hecho me entretiene mucho más ver alguna carrera del IRC, con menos nivel y con autos de mucha menor categoría, pero por lo menos en ese campeonato de EuroSport se pueden ver jóvenes talentos ganando rallies increíbles. El WRC me gusta casi tanto como la F1, no me perdía un campeonato desde 1996 y hasta 2007 cuando literalmente me harté de ver siempre a Sebastien Loeb en lo más alto del podium.

No me aburre ver a un grande del rallismo mundial, creo que ver manejar a un piloto como un Dios nunca aburre, pero lo que si me aburre es ver la facilidad con la que logra ganar carreras y hasta ahora siete campeonatos mundiales. Lo mismo pasaba con Valentino Rossi en MotoGP e incluso llegó a pasar con Michael Schumacher en F1, pero a diferencia de Loeb, tanto el alemán como el italiano decidieron en un momento de sus carreras dar un paso importante hacia un verdadero reto. Schumacher en la cima de su carrera y tras conseguir dos títulos mundiales con Benetton decidió ir a un equipo sumamente lastimado por las derrotas de aquellas épocas: Ferrari. No todo fue fácil para el alemán, al principio le costó trabajo: en 1996 perdería contundentemente el título ante Damon Hill, el año siguiente lo perdería frente a Villeneuve en una maniobra bastante criticable producto de la presión que tenía por ganar un título; para 1998 las cosas fueron peor y perdería ahora frente a Hakkinen en la última carrera tras calar su motor en la arrancada e irse al fondo de la parrilla; en 1999 se quebró las piernas y no podría competir por el título; pero tras cuatro años de problemas en 2000 consiguió su tercer título ahora con Ferrari y lo repetiría por cuatro ocasiones más, gracias a esto seguramente será recordado como un piloto valiente, sin miedo al cambio y legendario. Rossi vivió lo mismo, del comfort que suponía estar en Honda HRC pasaría Yamaha y actualmente busca un nuevo reto en Ducati.

Loeb no lo quiso así, prefirió la continuidad en Citroen Racing que le garantiza estar peleando carreras por los próximos dos años sin tener grandes rivales al acecho. Durante los pasados días se suponía que se retiraría o firmaría con Volkswagen Racing, yo en lo personal lo considero un gran piloto y si disfruto mucho de la perfección del manejo, por eso lo quería ver a bordo de un VW Polo R. Estampar su firma para el 2012 y 2013 con Citroen lo hará pasar a la historia, muy seguramente, como el único piloto en obtener una decena de títulos mundiales en una categoría élite de la FIA, pero también le ganará el rechazo de muchos puristas de las carreras de autos que lo criticarán eternamente por no haber afrontado retos de la talla de su capacidad.

Foto: (C) Best of RallyLive

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: