La camiseta que llevaba le dejó en evidencia

Los tíos feos como yo solemos llevar camisetas graciosas. Sí, camisetas de ésas con lema que hacen que la gente que se cruza contigo se quede mirando la frase que llevas estampada en las tetas en lugar de fijarse un poco más arriba y decir: “Madre mía qué tío más feo”. Es nuestra estrategia desesperada, pero ciertos físicos requieren este tipo de tácticas.

Sin embargo, todo tiene un límite. No es aconsejable llevar una camiseta de“Bin Laden, game over” si estás rodeado de talibanes, no te recomiendan que te pongas un “Mi hijo es un asesino, pero hay cosas peores como ser del United” si vas a Old Trafford y, sobre todo, nunca te pongas una camiseta de ésas de “Las chicas buenas van al cielo, pero las malas van a todas partes” si estás de fiesta mientras dijiste en tu trabajo que te habías hecho un esguince y no podías trabajar.

Os doy estos consejos con el único fin de que no os veáis en la situación de Kevin Daly, un hombre de 22 años que fue detenido hace unos días por la policía en el condado de Suffolk, en Estados Unidos, tras estrellar su vehículo contra un coche patrulla poco antes de las dos de la madrugada.

Cuando pasan este tipo de cosas, generalmente al conductor le hacen un test de alcoholemia o, si el agente tiene ganas de jarana, le pide que se toque la nariz, camine a la pata coja y baile el Ai se eu te pego. Dicho todo esto, cuando el conductor baja de su coche con una camiseta en la que se puede leer “Soy un borracho”, el policía seguramente piensa que es su día de suerte y se ahorre cualquier tipo de análisis. Es evidente que el pobre Kevin Daly no debió pensar en esas cosas cuando eligió la camiseta, pero chico… todos tenemos problemas.

zsw1sw2edehjmjwqlkhit587i6 (perdón, se me ha subido el gato encima del teclado). Decía que Kevin Daly seguramente no esperaba chocar contra un coche de policía, pero si vas a beber y a conducir, es algo que puede pasar. Y si pasa, llevar una camiseta que reza: “No soy un alcohólico, soy un borracho (los alcohólicos van a reuniones)” no ayuda. Hay que analizar todas las variantes, por si las moscas, porque, como supondréis… sí, ¡KEVIN DIO POSITIVO POR ALCOHOLEMIA!

Es algo así como si el tipo del “Pim, pam, toma lacasitos” o el de “Yo voy loco, yo soy un paraíso colega” llevaran camisetas con su cara estampada mientras hacen algo ilegal. Chico, ¡así no engañas a nadie! Mejor usad algo así como “Jamás he salido en Callejeros” o “Soy #muyfan de@amantedecristo“. [Sed conscientes de que si alguna vez os reunís todos los que rajáis de mí no llevaré ni la camiseta con el logo ni a Trolly; es más, intentaré pasar desapercibido]

Porque el problema no es solo que te detengan y te puedan meter un puraco, el tema está en que además se ríen de ti hasta en la prensa. Y no lo digo por mí, ¿eh? Lo digo por eso que leí en un diario estadounidense de: “¿Es una camiseta? ¿Es una confesión? No, son las dos cosas en una”. Yo, como mucho, lo sumaría a la lista de “Camisetas que te dejan en ridículo”.

PD: No os perdáis el blog de Silvia y sus compañeros, llamado By the Facebook.

Artículo extraído del Blog del becario en 20Minutos.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: